Aquí y allá lo mismo…

Al teatro independiente de las ciudades de Buenos Aires y Córdoba los emparenta la desidia.

Aquí les comparto el último pronunciamiento de los artistas de la escena cordobesa.

“Desde hace unos largos años, las políticas culturales cordobesas -tanto municipales como provinciales- han quedado libradas a la buena, mala, ineficiente, pobre, mezquina decisión de los políticos de turno. Se deduce de esto que ya no se trata de gobiernos de determinado signo político, sino de una desidia cordobesa ya naturalizada hacia sus artistas. Desidia es la palabra, entonces, que define las ausentes políticas culturales de estos años.
Frente a esta situación, los artistas de esta ciudad seguimos produciendo, asumiendo con pasmosa naturalidad la indiferencia gubernamental hacia nuestro trabajo. Indiferencia que, de tanto en tanto, intenta ser apaleada con alguna que otra convocatoria, algún que otro festival, algún que otro premio. Eso, por supuesto, no agota el problema. Espejitos de colores nos hacen creer, y le hacen creer a la comunidad toda, que tras esos eventos esporádicos se evidencia una preocupación legítima por la dinámica cultural de nuestra provincia. Pero los espejitos de colores, lo sabemos, son espejitos de colores. Esa es su condición, su metáfora, su potencia: se rompen, no tienen valor simbólico real, no pasan de ser meras distracciones para los problemas de fondo.

Actualmente, tanto municipalidad como provincia tienen una deuda que ya cumple un año con muchos grupos de teatro locales. Una deuda que, por lo visto, cumplirá varios meses más. Para ser más precisos, nos adeudan el pago del Fondo estímulo a la actividad teatral independiente, edición 2011, realizada en julio del año pasada; las funciones del Festival Sres Niños al tearo, edición 2011, el 50% de los premios a la producción conocidos como TEATRES, así como los apoyos a la producción de la Convocatoria de Artes escénicas.
Un año de deuda.
Muchos de nosotros vivimos de la producción teatral. No es un hobbie. No es un pasatiempo. Es nuestro trabajo. El arte, en todas sus manifestaciones, es y fue desde el inicio de la humanidad, un espacio de reflexión, disfrute, uno de los espacios políticos por excelencia. Que se siga menospreciando nuestro trabajo es insostenible, degradante, indigno.
Es por esto que decidimos, conjuntamente, visibilizar esta situación.
Nosotros, como creadores, vamos a seguir produciendo. Porque amamos lo que hacemos. Tenemos la suerte de hacer lo que amamos. Eso no le quita al gobierno la obligación (contractual, de hecho) de pagar lo que debe.
Creemos necesario VISIBILIZAR la situación decadente en la que se encuentra el gobierno municipal y provincial con la comunidad teatral de Córdoba.
NECESARIO.
IMPRESCINDIBLE”.

Deja un comentario